miércoles, 6 de noviembre de 2013

Anacreóntica

Yo te digo esta noche
que tomemos la luna
dejemos que sus rayos
nos vuelvan esculturas
marmóreas e inmortales
amándose en la bruma.

Yo te digo esta noche
que de la copa, apura
hasta el último trago
de vino, que se esfuma
la vida sin disfrute
con siniestra premura.

Yo te digo esta noche
que suelto mi locura
porque es un perro hambriento
que me muerde la nuca.

Libre, loca, te busca
en forma de escritura
¡Carpe noctem conmigo
por esta tierra oscura!


No hay comentarios:

Publicar un comentario